Protege tu Windows 7

Para poner a salvo un PC no siempre es preciso instalar utilidades de terceros.
Windows 7 trae casi todo lo necesario para mantener un buen nivel de seguridad sin invertir un euro.

1.- El UAC, un buen aliado
Una de las mejores herramientas para proteger el sistema en Windows 7 es el UAC (User Account Control) o Control de cuentas de usuario. Este componente nos muestra un mensaje de advertencia ante cualquier cambio del sistema o ejecución sospechosa, pidiéndonos confirmación para llevarla a cabo.

Con ello, el UAC es realmente útil para evitar la entrada de malware al sistema, por lo que, por mucho que nos pueda incordiar, nuestra recomendación es no desactivarlo nunca. Lo que sí podemos hacer es ajustar su nivel de sensibilidad, pudiendo elevarlo si queremos a la máxima seguridad o bajarlo si consideramos que su comportamiento resulta molesto (no recomendable).

Para ello iremos a:

Inicio/Panel de control/Cuentas de usuario y protección infantil/Cuentas de usuario/Cambiar configuración de Control de cuentas de usuario

donde podemos elegir el nivel de sensibilidad entre cuatro niveles. Desde el Notificarme siempre, que haría saltar un mensaje a la mínima, hasta No notificarme nunca, que simplemente lo desactiva y por tanto no nos avisará ante una modificación del sistema o su configuración. Por defecto, el UAC se ajusta en el tercer nivel, un buen compromiso entre seguridad y comodidad de uso.

2.- Firewall siempre activado

El cortafuegos de Windows 7 ha sido muy mejorado respecto a las versiones anteriores y, aunque de un primer vistazo pueda parecer algo sencillo y carente de opciones avanzadas, lo cierto es que ofrece muchas posibilidades. Así, a los menos expertos les bastará saber que está activado para garantizar un mínimo nivel de seguridad de nuestro sistema, mientras que los usuarios avanzados rara vez necesitarán una aplicación de otro fabricante para satisfacer sus necesidades.
Podemos comprobarlo si vamos a Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad/Firewall de Windows. Aquí, de un vistazo conoceremos el estado de este componente, el nivel de bloqueo y las redes sobre las que está actuando.

Ahora bien, si pinchamos a la izquierda en Configuración avanzada, se abrirá una nueva ventana repleta de opciones. En el árbol de la izquierda, encontraremos un apartado para crear reglas de conexiones entrantes y salientes, reglas en base a ciertos criterios (pertenencia a dominios, tipo de encriptación, etc.), y el apartado de Supervisión, desde donde podremos saber en tiempo real qué esta ocurriendo en nuestra conexión de red.


3.- El Centro de actividades

El Centro de actividades es un gran aliado en la seguridad y mantenimiento de Windows 7. La razón es que el objetivo de este componente es mostrar avisos acerca del estado de aquellos componentes del sistema que, por seguridad o mantenimiento, merezcan nuestra atención. Son bastante discretos y su manifestación más evidente es un icono en forma de bandera con un aspa roja cuando algo debe de ser revisado o resuelto.

Si acudimos a Inicio/Panel de control/Sistema y seguridad/Centro de actividades podremos ver el estado de los diferentes avisos. Además, en esta misma pantalla se nos mostrará la posibilidad de resolverlos, bien sea mediante ayudas del sistema o mediante un botón que permita resolver las incidencias detectadas.

Al final será cuestión de vigilar nuestra barra de tareas y hacer caso de los globos de aviso que muestre el Centro de actividades. La cosa puede tener una importancia relativa (basta con hacer una copia de seguridad) o ser más grave (como que el antivirus esté desactualizado).


4.- Windows Defender

Esta utilidad, incluida en Windows desde la época de Vista, permite la detección y bloqueo de spyware y malware en nuestro PC. Windows Defender no es un antivirus, pues solo centra su efectividad en controlar la instalación de aplicaciones potencialmente peligrosas para nuestro PC. Sin embargo no está mal como primera línea de defensa y como complemento a un antivirus convencional.

Su presencia es muy discreta, pues ni siquiera presenta su icono en la barra de tareas o en el menú de Inicio, aunque sí podemos encontrarlo en el Panel de control, en la vista de Iconos grandes/pequeños. Por ello, si queremos cargarlo rápidamente lo más fácil es pinchar en el menú de Inicio y, en la caja de búsqueda, teclear Defender. Nos aparecerá el primero en el resultado de búsquedas.

Por último es interesante saber que, si instalamos el antivirus gratuito de Microsoft (Microsoft Security Essentials) el programa Windows Defender se desactivará, pasando a tomar el control de sus tareas el propio MSE(Microsoft Security Essentials).

5.- Control parental

Un aspecto importante de Windows 7 es el del control parental, pudiéndose marcar un límite de tiempo de uso por cada usuario, restringir la ejecución de juegos en base a su clasificación o bloquear programas específicos. Esto es interesante, pues, si no necesitamos funciones avanzadas, podremos controlar lo que hacen los más pequeños con el PC sin necesidad de invertir un euro en costosas suites de seguridad.

Para activarlo y ajustarlo tendremos que ir hasta Inicio/Panel de control/Cuentas de usuario y protección infantil/Control parental. Si solo tenemos creada la cuenta del administrador del equipo, tendremos que crear primero otra. Cuando pinchemos sobre ella, bastará marcar la opción Activado, aplicar la configuración actual y ajustar las diferentes opciones.

En caso de que este control parental incluido por defecto se nos quede corto, sobre todo porque no permite filtrar las webs por las que navegamos, podemos recurrir a Windows Live Safety (Windows Live Family Safety 2011), una utilidad gratuita de Microsoft que se integra a la perfección con Windows y que amplía las posibilidades del control parental incluido por defecto en 7.

6.- Cifra tus archivos más importantes

BitLocker es una herramienta que podemos encontrar en las versiones Ultimate de Windows y que permite encriptar unidades de disco duro para evitar que, en caso de robo, la información pueda ser sustraída. Si el equipo cuenta con un chip TPM, lo utiliza para almacenar y gestionan las contraseñas de manera totalmente segura.

En el caso de Windows 7 Ultimate también se incluye el llamado BitLocker To Go, que permite la encriptación de los discos extraíbles y llaves de memoria USB, siendo una excelente solución, ya que la mayoría de las fugas y problemas por robo de información se producen, precisamente, por culpa de medios de almacenamiento extraíbles.
Se puede activar de varias formas, aunque la más fácil es hacer clic con el botón derecho del ratón sobre el disco extraíble en cuestión desde el Explorador de Windows y seleccionar la opción Activar BitLocker.

Hecho esto comenzará un asistente mediante el que podremos proteger el disco extraíble mediante una contraseña o con tarjeta SmartCard, al tiempo que se nos ofrecerá una clave de 40 caracteres que deberemos guardar, y utilizar solo en caso de perder el método principal de autenticación.

Tras esto, cada vez que insertemos el disco extraíble en nuestro equipo, o cualquier otro, se nos pedirá la contraseña o autenticación para poder consultar y manejar los ficheros almacenados.

Además, estos discos extraíbles también funcionarán en XP y Vista, ya que se crea una partición sin encriptar desde la que autoarranca un programa que nos habilitará la compatibilidad y nos solicitará igualmente la contraseña. De cara a los administradores de red, se pueden crear políticas de red para controlar la longitud mínima de la contraseña e incluso impedir que se puedan escribir datos en unidades extraíbles que no hayan sido previamente encriptadas.

7.- Configuración de perfiles de red

Desde Windows Vista encontramos el sistema de perfiles de red, que nos permite contar con diferentes ajustes de seguridad según la red a la que nos conectemos. Existen tres perfiles: Trabajo, Casa y Público. En cada uno de ellos, se ajustan diferentes parámetros por defecto, eligiéndolos la primera vez que nos conectamos a una red (de cable o WiFi) y guardando dichas preferencias para el futuro.

Si necesitamos personalizar los ajustes de seguridad de los perfiles, podemos seguir la ruta Inicio/Panel de control/Redes e Internet/Centro de redes y recursos compartidos/Cambiar configuración de uso compartido avanzado, donde nos aparecerán dos apartados con los perfiles Casa/Trabajo y Público.
Bajo cada uno de ellos aparecerán una serie de características que serán automáticamente activadas o desactivadas al seleccionarse cada perfil. Entre ellas, hay algunas realmente importantes, como las que atañen a la necesidad de identificarse a través de contraseña para conectarse a nuestra máquina desde fuera, el cifrado de las conexiones o la posibilidad de compartir determinado tipo de contenido.

8.- Crea un disco de reparación

Siempre es una buena idea tener un disco de reparación del sistema por si surge cualquier problema y, de hecho, en el mercado podemos encontrar infinidad de soluciones que nos permiten hacer esta clase de discos. Sin embargo, con Windows 7 es tremendamente sencillo lograrlo y solamente nos llevará unos pocos pasos.

Para ello, simplemente tendremos que ir a Inicio/Mantenimiento/Crear un disco de reparación del sistema. Tras esto, se abrirá un asistente que nos pedirá un CD o DVD sobre el que creará un disco de reparación. Este disco nos permitirá arrancar el equipo y utilizar determinadas herramientas de recuperación en caso de que el arranque de la máquina falle y debamos repararlo.

Evidentemente, su uso requiere ciertos conocimientos, pero con un poco de investigación en Google acerca de los comandos más importantes, tendremos la oportunidad de reparar el sector de arranque o restaurar los archivos dañados en nuestro Windows.

2 thoughts on “Protege tu Windows 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>